¿Comprar seguidores en Redes Sociales?
7
octubre

La obsesión por sumar fans y seguidores es la batalla constante de los equipos de Social Media y de nuestros clientes. Todo el mundo quiere ver crecer sus cifras. Muchas veces, parece la única medida del éxito de la gestión de comunidades. Incorrecto punto de vista (si es el único), pero comprensible.

Ante la presión por ver crecer las redes sociales en número de seguidores, una tentación hace acto de presencia: ¡compremos unos cuantos miles de fans! Es fácil, rápido e infinidades de plataformas nos prometen el cielo con una inversión mínima. Todos ganamos, parece.

¡¡ERROR!! Lo hemos sabido siempre y así lo hemos defendido ante nuestros clientes: no existen las fórmulas mágicas y quien te prometa incrementar tu comunidad en miles de nuevos fans de calidad en tiempo récord (horas o días), está mintiendo.

Para documentar lo que ya sabíamos hicimos una prueba. Antes de las vacaciones usamos la plataforma Nacvi para comprar seguidores de Instagram para una cuenta personal de alguien de nuestro equipo. Nos fuimos a su panel de compra y elegimos la opción de conseguir 500 seguidores nuevos al módico precio de 3,36 €. Basta con darle al clic y ¡lo tienes!

¿Con qué nos encontramos?

A los 5 minutos de realizar la compra online, la cuenta de Instagram en cuestión empezó a sumar seguidores, de manera inmediata y masiva. Lo que más nos interesaba comprobar era exactamente qué perfil de seguidor nos iba a entrar. Y, efectivamente, fueron perfiles de bajísimo nivel, creados el mismo día, con dos o tres publicaciones y sin ningún interés en absoluto. Es decir, bots. Perfiles falsos. Basura.

En dos o tres horas, habíamos sumado los casi 500 nuevos seguidores prometidos, aunque nunca se llegó a los 500. Ni la forma de sumarlos (masivamente) ni los perfiles en cuestión resultaron satisfactorios. Al contrario: todo jugaba en contra del prestigio de la cuenta.

Y claro, eso no es todo. Los nuevos seguidores (falsos) se fueron como llegaron. A los dos o tres días, la cuenta empezó a perder seguidores. Y en poco tiempo desaparecieron todos.

¿Se puede considerar una estafa? Si no lo es, está muy cerca. Y, en cualquier caso, no ayudó a impulsar el perfil, todo lo contrario.

Por si quedaba alguna duda (a nosotras no), comprar fans en Redes Sociales NO ES UNA OPCIÓN. Lo sabíamos ya. Pero es que ahora además lo hemos documentado.

Ester López

Dirección de Comunicación y Social Media